lunes, abril 14, 2008

Irena Sendler, enfermera polaca, salvó la vida de 2500 niños durante la segunda guerra mundial



“Ayuda siempre al que se está ahogando,
sin tomar en cuenta su religión o nacionalidad.
Ayudar cada día a alguien tiene que ser una necesidad
que salga del corazón”


“No se plantan semillas de comida.
Se plantan semillas de bondades.

Traten de hacer un círculo de bondades,
éstas los rodearán y los harán crecer más y más”.

Irena Sendler

1 comentario:

Tarántula dijo...

¡Què hermoso! Me ha gustado mucho. No conocìa a Irene, admirable.